La Organización Colegial Naturopática rememora la vida y obra de Eduard Bach en 131 aniversario de su nacimiento

Ratio:  / 1
MaloBueno 

bach.pngLa Organización Colegial Naturopática rememora la vida y obra de Edward Bach cuando se cumplen 131 años de su nacimiento. Su aportación filosófica y metodológica a los Métodos Naturales de Salud constituye un elemento fundamental para el equilibrio psicoemocional ; descubridor de la denominada "terapia floral " aporta al Corpus Naturopaticum un conjunto de sistematizaciones que hacen posible el desarrollo científico de una práctica salutógena de gran alcance y eficacia.

Edward Bach nació en Moseley el 24 de septiembre de 1886, fue el mayor de sus hermanos, dos niños y una niña. Tuvo una salud delicada de bebé que fue mejorando a medida que iba madurando, aunque conservó una sensibilidad muy agudizada que le sería de gran ayuda en un futuro. Ya de niño poseía la comprensión de las aflicciones de los demás y esa certidumbre le determinó la tarea que había de desempeñar en el futuro: Encontrar un método sencillo y universal para aquietar las mentes y sanar los cuerpos de todo tipo de enfermedad.

De los dieciséis a los diecinueve años, Edward trabajó en la fundición de su padre, lo que le permitió adquirir conocimientos y comprensión de la naturaleza humana, al convivir diariamente con sus compañeros de trabajo; vivenció en que manera el temor a la enfermedad con las consecuencias económicas que acarreaba, estaba siempre presente en la mente de sus compañeros. Decidió, pues, empezar la tarea que ya desde niño había tenido clara. Se dio cuenta de que si quería descubrir un remedio diferente, necesitaba una auto-idea; sintió que le era necesario redescubrir verdades acerca de la enfermedad y de la curación de la humanidad por experiencia directa …

Su decisiòn de ser médico, para ocuparse del sufrimiento de los seres humanos, fue precoz. Estudiò en la cercana universidad de Birmingham, se graduó en 1912 e iniciò su pràctica clìnica en Londres. Los primeros años de trabajo estuvieron caracterizados por un gran entusiasmo y por el deseo, que nunca abandonò, de hacer aùn màs, de ir màs allà, experimentando nuevos caminos. El niño curioso y reflexivo se habìa vuelto un adulto que seguìa observando el mundo y haciéndose mil preguntas, sin desalentarse, aùn cuando no encontraba las respuestas.

El joven mèdico pensaba que el hombre no es una màquina, con engranajes que van lubrificados y sustituìdos, el hombre es un ser complejo en el que la mente y el cuerpo no pueden tomarse por separado, en el que cada singular aparato se relaciona con todo el resto. Cada hombre tiene su historia, emociones, sensaciones, suenos y necesidades que no se pueden ignorar. Y sin embargo la atenciòn de sus colegas y del mundo académico estaba siempre dirigida solo a la enfermedad.

Para Bach no quedaban dudas: lo que debìa ser curado era el ser humano en su complejidad. No era suficiente conformarse con tamponar los sìntomas.

Después de un año en el departamento de cirugìa del Hospital de la University College de Londres, el joven Bach decide pasar a la inmunologìa. Sus estudios lo llevaron a descubrir en el estòmago de algunos enfermos crònicos, un tipo particular de bacterias que estaban casi ausentes en el organismo de las personas sanas. Al final de esta investigaciòn consiguiò producir una vacuna que obtuvo òptimos resultados.

Absolutamente absorbido por sus estudios, Bach se preocupaba poco por su propia salud. Esto podrìa parecer un contrasentido, mas no es raro, estudiando la vida de los grandes personajes, obeservar en ellos aquellos errores que luego habrìan descubierto y corregido. Tal vez es justo esta capacidad para equivocarse y aprender de los propios yerros lo que los vuelve realmente "grandes".

En julio de 1917, después de años de trabajo duro a causa de la primera gerra mundial, Bach fue operado de urgencia. El diagnòstico es terrible: le dan sòlo tres meses de vida a causa de un tumor en el bazo, ya extendido. De frente a la perspectiva de una muerte inminente, Bach reaccionò como cualquier otro ser humano: cayò en una profunda depresiòn, de la cual saliò alimentàndose de energìas inesperadas. Si tenìa que morir, no habìa tiempo que perder, tenìa muchas cosas para hacer, tenìa que estudiar y experimentar.

Se concentrò en el trabajo. pasaron tres meses, cuatro, cinco... sus colegas lo miraban estupefactos. No solo todavìa estaba vivo, sino que los anàlisis no dejaban lugar a dudas: su enfermedad estaba regrediendo. Bach descubriò asì, a costa de sì mismo, que la energìa producida por una gran pasiòn era capaz de vencer qualquier negatividad. Fué asì que aquella que se habìa presentado como una tragedia, se volviò el punto de partida para sus nuevas y fundamentales investigaciones, que lo habrìan llevado, anos después, a la identificaciòn de sus "remedios": las hoy famosas Flores de Bach, que cada una, con su propia identidad, apunta a restituir energìa al cuerpo y a la mente.

Sus intuiciones sin embargo no conseguìan encontrar el camino para llegar a una investigaciòn sistematizada, esto es, pràctica clìnica concreta. Fundamental fue la lectura de Organon , de Samuel Hannemann, uno de los padres fundadores de la Homeopatìa, quien como Bach, pensaba que el paciente visto como persona fuese mucho màs importante que la enfermedad. Ademàs no usaba vacunas, curaba con hierbas, plantas, metales y hasta venenos, usados en dosis infinitesimales.

Gracias a la Homeopatìa, Bach consiguiò sitematizar sus propios descubrimientos, llegando, junto a su colega Paterson, a la preparaciòn de nuevas vacunas, llamadas "nosodos", que aùn hoy se aplican homeopàticamente, sobre todo en la cura de algunas enfermedades crònicas.
Prosiguiendo con estos estudios, dividiò las bacterias responsables de estas enfermedades en siete grupos, y fiel a su idea de poner al hombre, esto es el paciente, en el centro de la investigaciòn, empezò a estudiar las caracterìsticas comunes de las personas che necesitaban la misma vacuna. Resultaron siete perfiles psicològicos diferentes. Bach empezò entonces a hacerse una pregunta revolucionaria para aquella época: y si fuese la ìndole, el estado de ànimo, el que provocaba la enfermedad? Esta pregunta sentarìa las bases para sus estudios sucesivos, aquellos que lo habrìan llevado a la identificaciòn de sus extraordinarios "remedios". Decidiò abandonar entonces su estudio médico de Londres para dedicarse completamente a la investigaciòn de un nuevo método de cura, totalmente basado en el estudio del alma humana.

En 1912 volviò a Galles, a su amada campina. Sus vacunas, los "nosodos", se iban perfeccionando y funcionaban, pero no con todos sus pacientes, y a veces las enfermedades, despuès de un perìodo de regresiòn, se volvìan a presentar. Ademàs, los nosodos, eran todavìa producidos por bacterias. Durante sus largos paseos inmergido en la naturaleza, Bach llegò a recoger e identificar los dos primeros remedios: Mimulus e Impatiens. Con estas flores preparò nuevos nosodos. Para elegir los pacientes adaptos para recibir este método de cura se dejò guiar por su intuiciòn, buscando la semejanza entre la planta y el perfil psicològico del paciente.

Mimulus, una flor que aparece fràgil, fue subministrada a pacientes que mostraban timidez, pequenos miedos. Impatiens, la flor "impulsiva", que proyecta lejos de sì sus propias semillas, fue subministrada a pacientes màs nerviosos y apurados. Los resultados fueron inmediatamente satisfactorios. El camino estaba trazado.

El perìodo sucesivo, y hasta 1932, lo viò pasar horas y horas en estado de contemplaciòn de las plantas de su infancia, con la intenciòn de "entender" a las flores, estudiando sus aspectos y caracterìsticas. Llegò asì a la identificaciòn de las primeras doce flores. El mètodo funcionaba, pero aùn una vez màs, no con todos los pacientes. Edward Bach decidiò entonces profundizar los conocimientos del alma humana, buscando las miles sutilezas posibles que hacen de cada hombre un ser diferente a todos los demàs. Las emociones negativas fundamentales habìan sido identificadas, el miedo, el terror, el pànico, la actitud mental que lleva a torturarse, a rumiar los pensamientos, la indecisiòn, la indiferencia y el aburrimiento que llevan a no amar màs a la vida, la invadencia, la debilidad y la poca estima por sì mismo y por las propias capacidades, la impaciencia, la soledad, el entusiasmo devastante... cada uno de estos sentimientos debìa ser ulteriormente analizado. El miedo, por ejemplo, podìa concentrarse sobre algo preciso como la muerte o la enfermedad, pero también hacerlo en forma vaga, indeterminada. Habìa mucho camino por recorrer...

Bach recomenzò su investigaciòn y la concluyò en 1935, con la identificaciòn de 38 remedios que aùn hoy forman la estructura de su método de cura. Al mismo tiempo se ocupò de divulgar lo que habìa descubierto. Tratò de ensenarlo a sus colegas, y èsto le procurò no pocos problemas con los representantes màs conservadores de la clase médica. Tal vez fue por ello que pidiò ser cancelado de la Orden de los Médicos, declarando que querìa ser considerado solo un herboristero.

Antes de marchar enfatizó la importancia de mantener el sistema lo más sencillo posible, luchando contra cualquier intento de alterar su pureza y también nos dejó un escrito.

Queridos amigos: Sería maravilloso construir una pequeña Hermandad, sin rangos ni categorías, donde nadie fuera más ni menos que los otros, para dedicar nuestras vidas a cumplimentar los siguientes principios:

1. Se nos ha deparado un sistema curativo sin precedentes en la memoria de la humanidad; con la simplicidad de estos remedios florales podremos tener la absoluta certeza de contar con sus maravillosas virtudes para vencer la enfermedad.
2. No criticar, ni condenar jamás los pensamientos, las opiniones o las ideas de los demás, recordando siempre que todos los seres humanos somos criaturas de Dios, y cada uno de nosotros recorre su camino hacia la Gloria del Divino Padre.
3. Llevamos en nuestra mano diestra, como los Caballeros del pasado, las armas para vencer al dragón del Miedo, sabiendo que nunca deberemos pronunciar una palabra de desaliento, sino que, por el contrario, debemos llevar esperanza y sobre todo seguridad, a aquellos que sufren.
4. Jamás debemos dejarnos llevar por los éxitos o las adulaciones que podamos encontrar en nuestra misión, recordando siempre que no somos otra cosa que los mensajeros del Gran Poder. 5. Cuanto más profundicemos en la confianza de quienes nos rodea, mejor podremos influenciarles nuestra convicción de que todos nosotros somos solamente agentes de la Divinidad, enviados para socorrerlos en sus necesidades.
6. A medida que los enfermos mejoren, debemos explicarles que las hierbas de los campos, que son las que los están curando, son dones de la Naturaleza: que son dones de Dios.

De esta forma, lograremos que crean nuevamente en el Amor, la Misericordia, la Compasión y la Fuerza Omnipotente del Más Alto. Edward Bach.

Unas semanas antes de abandonar este mundo afirmó a sus colaboradores: Mi tarea esta cumplida… Mi misión en este mundo ya ha finalizado …

Muriò durante el sueño, en su casa de Mount Vernon, en el Sussex, hoy sede del Bach Center. Era el 27 de noviembre de 1936, habían transcurrido 19 años desde aquel diagnòstico de la medicina, que le habìa dado 3 meses de vida. Edward Bach nos deja un método que luego de màs de sesenta anos sigue difundiéndose y desarrollándose, y 3 simples libros: "Cùrate a ti mismo", "Los doce curadores", y "Lìberate a tì mismo", que son todavía capaces de ilustrarnos sobre el proceder humano

Comentarios:

Acceso Colegiados FENACO

¿Qué es la Naturopatía?

Es la disciplina que sistematiza los conocimientos científicos, tecnológicos y praxiológicos sobre la salud en su dimensión Natural. Proporciona una asistencia esencial, basada en métodos y tecnologías sencillas y naturales, científicamente fundadas, socialmente aceptables y ecológicamente sostenible.

(PDF)

(PDF)
(PDF)

Somos miembros de la Federación Mundial de Naturopatía WNF

El Rincón del Naturópata

Red de Centros Homologados

Eventos Naturopáticos

Usuarios conectados

Hay 126 invitados y ningún miembro en línea

Naturópatas Colegiados

Suscribirse

Naturópatas Colegiados

Calendario Eventos

Siguenos en Facebook

Síguenos en Twitter